Personajes: Los discípulos y Jesús resucitado

La película:

Los discípulos convivieron con Jesús 3 años

Los discípulos conocieron a Jesús tanto que podían reconocer su voz, su rostro, su forma de hablar, su forma de actuar, y la forma de pensar

Los discípulos estaban tristes, y habían comenzado a tener una vida normal otra vez, en sus trabajos y sus familias. En la historia de Juan, podemos ver que los discípulos habían vuelto al negocio de la pesca

Jesús se presentó junto a ellos pero no les dijo que él era Jesús resucitado.

Los discípulos convivieron con Jesús varias horas, igual que antes pero no fueron capaces de reconocerlo, hasta que Jesús les dio de comer.

Enseñanza

Nosotros somos como los discípulos

Jesús ya no está entre nosotros, pero sabemos cómo es, y sabemos que él nos dejó el espíritu santo, que también es Dios, y actúa y siente de la misma manera.

La vida en el mundo nos llena de responsabilidades, igual que a los discípulos, tenemos tristezas y preocupaciones…

Jesús viene y se nos presenta al lado de nosotros, camina con nosotros, entra a nuestra casa, PERO NO NOS DAMOS CUENTA QUE ÉL ESTÁ CON NOSOTROS.

Los discípulos no pudieron dejar a un lado sus cosas, sus situaciones actuales, sus problemas y sus sentimientos, y por eso no podían reconocer a Jesús.

Nosotros corremos el riesgo casi siempre de NO DARNOS CUENTA, NO PERCIBIR QUE JESÚS ESTÁ.

Algunos discípulos se animaron a arriesgar que ese podía ser Jesús, pero ninguno estaba seguro, y como se creían solos, estaban enfrentado la vida solos, aun cuando Jesús iba caminando con ellos, ellos seguían enfrentando la ausencia de Jesús solos.

Solamente cuando Jesús les dio de comer, ellos pudieron darse cuenta que ese que había estado todo ese tiempo con ellos era Jesús.

Por qué cuando Jesús partió el pan fue cuando lo pudieron reconocer?

Porque el partir el pan tenía un significado muy fuerte en la relación de Jesús con los discípulos. No solo era una señal de amistad, compañerismo y de compartir las mismas cosas, cuando Jesús les daba el pan, eso tenía un trascendencia espiritual, y es que Jesús les alimentaba espiritualmente.

Partir el pan era símbolo de fortaleza espiritual, de alimento, de recibir lo que Jesús tenía para darles.

Y eso mismo significa para nosotros, por eso es que muchas veces no tenemos la capacidad de darnos cuenta que Jesús está con nosotros hasta que no llega el momento en que Jesús nos da ese alimento que necesitamos, no es hasta que JESÚS nos da la salida para nuestro problema, la sanidad para nuestra enfermedad, el consuelo para nuestra tristeza y la paz para nuestra situación, que recién ahí nos damos cuenta que ese que venía caminando todo el camino con nosotros era JESÚS.

Pero que hubiese pasado, si los discípulos hubiesen reconocido a Jesús desde el primer momento, y que pasaría si nosotros pudiéramos ver a Jesús desde mucho antes que empiecen las situaciones difíciles???

Seguramente nunca llegaríamos a sentirnos tan solos, seguramente los problemas no crecerían tanto, seguramente la bendición llegaría mucho antes.

El desafío: estar atentos a la voz del Espíritu Santo, ser sensibles a la presencia de Jesús, ser obedientes a lo que Dios espera de nosotros, para poder caminar conscientes de que JESÚS es el que va con nosotros.